6 pasos para quemar más grasa mientras sigues la dieta cetogénica

La cetosis es también conocida como el proceso del cuerpo para generar energía al producir cetonas cuando hay insuficiencia de carbohidratos en la dieta. En otras palabras, una dieta baja en carbohidratos se llama cetogénica cuando fuerza al cuerpo a utilizar grasas como combustible. La cetosis es un medio muy efectivo para quemar grasas, pero existen ciertas técnicas para incrementar la quema de grasa durante el proceso a través de ejercicio y nutrición. ¿Cuántos carbos debes consumir por día? ¿Cuándo es el mejor momento para comerlos? ¿Cuáles tipos de carbohidratos son mejores? ¿Qué suplementos naturales previenen la perdida muscular causada por la cetosis extrema en dietas? Sigue algunas reglas básicas para responder estas preguntas y logra tus objetivos de peso y quema de grasa.

Paso 1

Trata la dieta cetogénica cíclica. Ingesta entre 25 y 50 gramos de carbohidrato por día, dependiendo de tu metabolismo individual. Típicamente, esta fase de agotamiento de carbohidratos dura cinco días y después tienes dos días de carga de carbohidratos. Por ejemplo, teniendo entre 100 y 150 gramos de carbohidratos diarios durante estos dos días. Es preferente que sean carbohidratos provenientes de alimentos no procesados y tampoco de azúcares. Esta estrategia de ciclos de carbohidratos ayuda a prevenir los estancamientos en donde el cuerpo deja de quemar grasa como respuesta a lo que percibe como inanición.

Paso 2

Come tus carbohidratos alrededor de tu ejercicio. Los carbohidratos son necesarios por dos razones: recuperación muscular y energía. Una buena estrategia es que tengas tu ingesta de carbohidratos por mitad antes de hacer ejercicio y la otra mitad después de hacer ejercicio. Algunas personas deciden tomarlos todos antes o después. De cualquier manera, tomar tus carbohidratos en tu primer alimento va a permitir que tu cuerpo cambie a cetosis durante el día, quemando más grasas.

Paso 3

Limita tu entrenamiento de resistencia a 60 minutos para controlar los niveles de cortisol. La hormona cortisol de estrés, parte del sistema de respuesta pelea o navega, reduce la quema de grasa y metaboliza tejido muscular. Después de cerca de una hora de entrenamiento, las hormonas de desarrollo de músculo reducen dramáticamente, y el cortisol incrementa significativamente. En ocasiones, entrenar más intensamente no es mejor. Entrenar óptimamente es lo mejor.

Paso 4

Integra “Super Cardio” a tu rutina. Haz entre 30 y 60 minutos de cardio de baja intensidad inmediatamente después de tu entrenamiento de resistencia. El autor en salud Jeff Anderson recomienda este “super cardio” porque quema, casi exclusivamente, grasa corporal sin poner en riesgo tejido muscular. El cardio de alta intensidad tiene su lugar en la dieta cetogénica, pero debe ser tratado más como entrenamiento de resistencia en términos de pre- y post-nutrición.

Paso 5

Toma AACR. Los amino ácidos de cadena ramificada mantienen al cuerpo quemando grasa, en lugar de músculo. Estos amino ácidos especiales (bloques de construcción de proteínas) actúan como disparadores anabólicos para generar músculo. Ya que se pueden metabolizar directamente en el tejido muscular, actúan como fuente de energía, evitando que el cuerpo utilice su propio músculo como combustible. Trata de tomar 5gr de AACR antes y después de cada sesión de ejercicio. Otra buena estrategia es tomar entre 2 y 5 gr de AACR cada dos o tres horas, con comidas o entre-comidas.

Paso 6

Reemplaza algunas de las calorías que redujimos al eliminar carbohidratos con MCT, o aceite de cadena media de triglicéridos. Estas son grasas saturadas (provenientes del coco) que pueden ser utilizadas por el cuerpo como combustible y son termogénicas por naturaleza, lo que quiere decir que van a incrementar tu quema de grasa. Trata de tomar 1 cucharada antes y después de hacer ejercicio y/o cada dos o tres horas durante el día.

Como te podrás dar cuenta, el éxito de la dieta cetogénica depende de otras cosas que solamente eliminar los carbohidratos de la dieta. Es muy importante entender cómo funciona tu cuerpo y entonces integrar buenas prácticas de ejercicio y nutrición a tu estilo de vida cetogénico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *